LA LUZ EN EL ESPACIO ARQUITECTÓNICO _luz de la vida y de los espacios

      

1.   LUZ DE LA VIDA Y DE LOS ESPACIOS

La luz es algo es algo cotidiano, sencillo de comprender, está presente en nuestras vidas, viaja en línea recta en el espacio,  estudiada por los físicos y astrólogos, es objeto de medición para los años que nos separan de otros planetas, sistemas solares, galaxias etc.  Nos referimos a ella como algo tan habitual para la vida de los hombres como la llegada al mundo de un nuevo ser con esa frase “dar a la luz”, por es eso  la luz que da la vida en nuestro planeta,  es la responsable de ejercer  efectos foto químicos en seres vivos como las plantas para sintetizar las proteínas que consumiremos, así como la síntesis de vitamina D en nuestra piel que previene  enfermedades como la osteoporosis, y sin ella no podemos percibir las formas ni la conformación arquitectónica en su esplendor.

Su relevancia en la proyección arquitectónica registrada, se remonta a las civilizaciones Egipcias, trascendiendo para ellos como todo más allá de la vida, y así podríamos citar gran cantidad de lugares y tiempos en como ha venido formando parte de esa composición de los espacios en los que hace vida el ser humano,  porque los arquitectos somos en esencia profesionales al servicio de las necesidades de otros, y por ello un espacio confortable siempre contará de alguna manera con luz, con la luz natural que proviene del espacio. A este referente nos dice  Campos Baeza (2006) a los nuevos proyectistas que “debemos ser capaces de controlar la luz, colocando siempre al hombre como el centro”.

En el ejercicio de la profesión los usuarios en su mayoría desean luz en sus salas, salones, habitaciones, baños, vestier, cocinas etc., y no debería ser ya una exigencia del cliente convendría estar intrínseca en la concepción de los edificios, siempre será mejor un espacio bien iluminado, ya que si nos colocamos por un instante en el papel de los usuarios, como a  criterio propio debe ser la gran mayoría de las veces que proyectamos,  sabemos que tan importante es en nuestras vidas y lo bien que se está en  los espacios cotidianos con la presencia de la luz natural, ya que es a esa luz a la que se refiere el presente estudio.

 “No es la luz algo vago Difuso, no en vano el sol sale para TODOS los días…”  Campos 2006.

Todo lo anterior tiene gran sentido, pero ¿Qué es la Luz?

Según la enciclopedia temática Salvat (1990) la palabra proviene del latín lux, lucís, y se define como energía electromagnética radiante, energía cuantificable, por ello los primeros estudios de esta  provienen de la física pura, y son esas partículas de luz  los fotones la energía  que atraviesa los espacios que concebimos los arquitectos, y como se distribuya en ellos los hace densos,  iluminados, destaca sus proporciones, y llega incluso a definir como debe ser el manejo del color.

La luz también presenta características particulares que debemos comprender para saber cómo puede ser aliada en la concepción de espacios, tales características según  el instituto de ciencias físicas de Massachusetts  son:

  1. Se propaga casi siempre en línea recta, por medio de ondas lumínicas formadas por pequeñas partículas llamadas fotones, su trayectoria la podemos estudiar al observar su desplazamiento a través de partículas de polvo.
  2. Produce el fenómeno de Difracción, provocando una ligera curvatura del rayo de luz cuando no se desplaza en línea recta, porque atraviesa obstáculos puntiagudos o aberturas estrechas,
  3. Produce el fenómeno de Refracción, cuándo una onda de luz cambia de dirección al pasar de un medio material a otro, como cuando introducimos cuerpos en el agua.
  4.  Produce el fenómeno de Dispersión cuando la luz  también atraviesa materiales como el cristal, lo cual es muy común en la arquitectura y la forma como se introduce en los espacios.

En la composición de espacios se trabaja con cuerpos sólidos, los volúmenes a los que se refirió Le Corbusier,  es así los edificios son cuerpos sólidos provenientes de las ideas del arquitecto, estos cuerpos son manipulados en función de las ideas del proyectista quien también define con que material contaremos para ese juego y manejo de la luz,  y que según el paso que den a la luz estos cuerpos sólidos  pueden ser:

Opacos: que no permiten el paso de la luz, como los hechos de  cartón, la madera y otros.

Transparentes: que permiten el paso de la luz y se pueden ver los objetos a través de ellos, como el vidrio.

Translúcidos: dejan pasar la luz pero no se ven los objetos a través de ellos, como el papel fino, la tela, y otros.

Como se puede percibir, el tema arquitectónico de la Luz en el espacio arquitectónico de alguna manera también está ligado a la  física, lo que indica  que se remonta a las más puras de la ciencias estudiadas por el hombre, la Física y la matemáticas, comprendiendo pues que los primeros arquitectos de la historia fundamentaban su formación en ciencias puras.

Es así como en nuestras vidas la luz es esencial y que al ser energía radiante tiene esa connotación de fenómeno físico como todo lo físico y visible que plantea la arquitectura.

“…Y que es la arquitectura sin Luz; nada es y menos que nada”….Alberto Campos Baeza

About these ads

Acerca de expresionesdearquitectura

ARQUITECTO y Docente de Proyectos I UNET Ver todas las entradas de expresionesdearquitectura

Deja un comentario

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

Seguir

Recibe cada nueva publicación en tu buzón de correo electrónico.

A %d blogueros les gusta esto: